Skip to toolbar

3/7. Artículo: BINOMIOS FANTÁSTICOS

Hoy os propongo un segundo artículo, también publicado en www.createctura.es .

Igual que con el anterior la tarea después de leer el artículo será comentar y buscar referencias interesantes en relación a este tema.

 

        Vivimos un momento apasionante de potencialidad y de cambio en el mundo de la educación. Frente a enfoques “binaristas” encerrados en debates que oponen diferentes estrategias educativas como si fueran irreconciliables e incompatibles, podemos ver este momento de transición educativa como un fenómeno multidimensional, que puede y debe abrazar la complejidad y riqueza de muy diferentes experiencias pedagógicas creativas.

Dice Edgar Morin que “el “binarismo” descompone en verdadero o falso, lo que puede ser parcialmente verdadero, parcialmente falso o a la vez verdadero y falso”(1). Los esquemas binarios pueden ser peligrosos por su reduccionismo. El “binarismo” carece de la capacidad de ver los matices y extrema posturas que se enfrentan porque se centran en aquello que las aleja, en vez de buscar puntos de acercamiento y sobre todo la posible complementariedad de sus diferencias. En Occidente tendemos a pensar en lo opuesto como una amenaza en vez de como algo que puede completarnos y abrirnos nuevas vías de exploración y aprendizaje. Gianni Rodari, por su parte, introdujo la noción de “binomio fantástico”. Este concepto siempre me ha interesado porque el binomio de Rodari necesita precisamente de la distancia y la diferencia para crear relaciones insólitas e interesantes. Los binomios de palabras le servían a Rodari para imaginar nuevas historias fascinantes que surgían de relaciones improbables entre palabras sin relación previa. Nosotr@s proponemos en nuestra práctica todo tipo de binomios fantásticos de objetos, materiales, espacios, escalas, tiempos, asignaturas, disciplinas y personas. Utilizamos el contraste y la distancia para generar nuevas experiencias y enriquecer nuestros espacios de aprendizaje. Objetos y materiales sin vinculación previa como los limpiacristales y la sal, combinados se vuelven complementarios y ofrecen nuevas posibilidades de exploración y de expresión gráfica y movimiento. Combinando materias como artes plásticas y matemáticas podemos proponer experiencias geométricas colaborativas a través de objetos tan dispares como teselas de vidrio, desatascadores o cinta de carrocero. Cuando nos damos la posibilidad de jugar, las posibilidades se multiplican al infinito.

 

        Así, con los materiales más banales podemos crear espacios para el asombro. Con objetos recuperados, anónimos, desvinculados de su función original, podemos crear lugares que despierten nuestra curiosidad innata. En este sistema social y económico acelerado en el que vivimos, una cantidad inaudita de objetos y de materiales se desechan, se vuelven rápidamente obsoletos. Son fáciles de recuperar y ello nos permite darles nuevas vidas, construir a través de ellos nuevas narraciones. En el proceso podemos aprender a hacernos responsables de todo lo que acumulamos y buena parte de lo que desechamos; aprender a consumir menos y de forma más consciente.

        Combinando objetos omnipresentes en el mundo infantil con otros alejados del ámbito educativo, podemos crear binomios fantásticos que generan nuevas relaciones, acciones y posibilidades de experimentación. Si los multiplicamos en el espacio, podemos inventar composiciones efímeras y paisajes inmersivos que nos ayudan a reconectarnos con nuestra parte más sensible, más lúdica y más creativa.

        En Createctura llevamos ocho años investigando y ensayando todo tipo de materiales, proponiendo ambientes de exploración y de aprendizaje, intentando proporcionar herramientas para el diseño de espacios pedagógicos basados en el desarrollo creativo. Laboratorios dedicados no solo a l@s niñ@s, sino a personas de todas las edades, abriendo vías también a docentes y familias para descubrir o redescubrir cosas que tenían olvidadas: sensaciones, emociones, experimentaciones… Este es un paso que consideramos necesario para que seamos capaces de repensar colectivamente todo aquello que hemos crecido dando por hecho.
Las personas que llegamos al mundo educativo desde profesiones creativas, nos damos a menudo una mayor libertad para pensar las cosas desde otros puntos de vista, con otros filtros, poniendo la atención en lugares y detalles diferentes, como l@s niñ@s. Esta diferente mirada nos hace poner más energía en lo que sí podemos hacer en vez de en lo que todavía no. Considerar posibles cosas que otros no ven viables. Este tipo de mirada sostenida a lo largo de los años nos ha permitido hacer realidad muchas de las cosas que nos señalaban como imposibles. Porque las cosas solo son imposibles hasta que empezamos a hacerlas. Quizás, simplemente, lo necesario es generar las circunstancias para que otras realidades, que al principio solo están en nuestra imaginación, puedan concretarse. De eso va la serendipia: de ser capaces de generar las circunstancias adecuadas y después de ser capaces de observar los momentos claves para acompañarlos. Una tarea compleja y apasionante: todo un arte.

        En Createctura tomamos constantemente experimentaciones observadas en nuestros laboratorios pedagógicos para llevarlas a otros entornos diferentes, como museos y teatros. En ese proceso, las ideas, los materiales y las vivencias se enriquecen y vuelven de nuevo a la escuela transformadas. Se produce así un proceso de retroalimentación continua que nos permite estar siempre abiert@s a nuevos descubrimientos, a nuevas serendipias.
En todos estos procesos de ida y vuelta hemos empezado a pensar que quizás nuestras escuelas podrían dejar de parecerse tanto a fábricas, herencia de nuestro sistema industrial, para inspirarse más en otros diseños más amables, diversos, atractivos y flexibles. En definitiva, con circunstancias más adecuadas para el aprendizaje.

        Como parte de esa reflexión empezamos hace unos años a proponer Escenografías habitadas, instalaciones que evolucionan a través de la acción de sus usuari@s. Las primeras las instalamos en teatros y otros espacios culturales, pero hoy disponemos también de un laboratorio permanente de investigación pedagógica en torno a esta herramienta de diseño de espacios pedagógicos. Al Cubo existe desde hace más de dos años como una “escenografía habitada” instalada de forma permanente dentro del colegio público Eloy Villanueva de Santander y de la que disfrutan a lo largo del curso todo el alumnado del centro, además de las familias que asisten a nuestros talleres.

         En el espacio Al Cubo, Sonia, una de las madres que asistía desde hace tiempo con sus hijos a talleres de creatividad y artes integradas me dijo un día: “qué bonita profesión la tuya, esta de dedicarte a crear momentos mágicos”. Qué privilegiados nos sentimos nosotros, por haber podido crear estos años lugares para maravillarse, compartir, explorar y ver a padres, madres e hij@s comunicando a través del juego, “creando momentos mágicos”. como decía Sonia.
Hemos comprobado que a través de materiales y estrategias sencillas podemos transformar muchas cosas en nuestros espacios de educación y transformarnos nosotr@s mism@s en el proceso. Estos nuevos lugares educativos permiten trabajar contenidos curriculares a través de diferentes metodologías creativas, pero también deben ser tratados con la consideración de convertirse en nuevos ambientes de aprendizaje con sentido por sí mismos. Una herramienta con el potencial de darles a la imaginación, a la fantasía, a la creatividad y al juego el lugar que se merecen en nuestras escuelas.

        En este momento de transición educativa podemos y debemos adoptar muchos tipos de estrategias pedagógicas diferentes. Desde Createctura no creemos en las oposiciones excluyentes que piensan que este tipo de estrategias son incompatibles o van en detrimento de los “sacralizados” currículos. Como si dedicar un tiempo a otro tipo de experiencias impidiera ocuparse del currículo, como si este tipo de espacio no fuera precisamente un lugar idóneo para ver a l@s niñ@s de verdad y poder acompañarlos en sus aprendizajes, en sus retos y sus potenciales, descubrir con ell@s sus intereses. Este tipo de laboratorios, por su diversidad de opciones, son el hervidero perfecto para encender la motivación en l@s niñ@s y cuidar de su curiosidad. Si la situación lo requiere, podemos después canalizar esta energía para dirigirla a contenidos más estructurados.

        Nuestro papel en estos espacios se transforma, nos permite colocarnos en ese lugar de “observación activa” que nos hace partícipes de sus descubrimientos y que nos permite a continuación proponer experiencias nuevas, nuevos vocabularios.

En la sociedad actual, el cambio no solo es necesario, sino simplemente inevitable. La escuela se ha mantenido durante mucho tiempo al margen de las transformaciones de las últimas décadas, como un espacio aislado de “no tiempo” . Hoy es un sistema en efervescencia gracias a miles de profesionales del mundo de la educación que lo están transformando desde abajo y desde múltiples periferias, a través de su esfuerzo, su motivación y su trabajo cotidiano. Pero en este momento de transición nos encontramos también con posturas cerradas, excluyentes y reduccionistas. Por eso pensamos que los “binomios fantásticos” puede ser una herramienta de utilidad para ampliar la mirada e imaginar nuevas estrategias pedagógicas. En Gramática de la fantasía, introducción al arte de inventar historias, Rodari nos cuenta que las ideas más interesantes surgen cuando tomamos dos palabras que están lo suficientemente alejadas y las combinamos. Es en ese momento cuando pueden surgir nuevas asociaciones creativas. Podemos imaginar historias en las que nunca antes hubiésemos pensado.
Sin embargo, en el ámbito pedagógico tendemos a asociarnos con aquell@s que tienen nuestras mismas ideas y en la escuela much@s maestr@s sienten presiones para hacer lo mismo que sus binomios, para ir a la par. En realidad, esa manía tan arraigada que tenemos de uniformizar todo en la escuela, nos aleja del proceso de construcción creativa, de reflexión y mejora continua en la que debemos estar todas las personas que trabajamos en educación. Como decía al principio, tendemos a pensar en los que hacen las cosas de forma diferente como “oposición”, en vez de como “complementarios”. Sin embargo, l@s niñ@s podrían enriquecerse de diferentes metodologías, espacios y personalidades diversas a lo largo de sus jornadas en los centros educativos.

Os proponemos integrar experimentación y reflexión, para entrenar esa mirada que permite acompañar los descubrimientos, tirar de los hilos que l@s niñ@s van eligiendo y brindarles otros para que puedan tener nuevas redes y sus propios “tejidos de aprendizaje”. Porque quizás así, poco a poco, jugando y explorando juntos, podremos transformarlo todo.

Notas:

(1) Morin, E. (2011) La voie. Pour l’avenir de l’humanité, Arthème Fayard, France.

Autoría texto: Irene Fernández Álvarez, febrero de 2020

Corrección: Laura Sañudo y Luz Morcillo

Autoría de las fotografías en orden de aparición:

Irene Fernández (1),  Ewa Buchta (2 ), Kristina Kliska (3), Pablo López (4), Majka Tkacikova (5)

 

3/7. Artículo: BINOMIOS FANTÁSTICOS

74 thoughts on “3/7. Artículo: BINOMIOS FANTÁSTICOS

  • April 11, 2020 at 4:51 pm
    Permalink

    En relación a la importancia mencionada de prestar atención a los materiales e incluir materiales no estructurados os recomiendo la lectura del siguiente libro:

    “Piezas sueltas. El juego infinito de crear”. Priscila Vela y Mercedes Herrán.

    • April 12, 2020 at 8:29 am
      Permalink

      Sí, es una buena referencia. Voy a aprovechar que has mencionado este tema para hacer una referencia en el apartado de objetos y materiales a la “Teoría de las piezas sueltas”.

  • April 23, 2020 at 1:30 pm
    Permalink

    Gracias chicas por vuestras aportaciones.
    Qué grande Rodari! Y qué artículo tan inspirador.
    Al hilo de las piezas sueltas pienso que también estarían los minimundos y el Centro de Reciclaje Creativo REMIDA de Reggio Emilia. Este centro utiliza objetos que en principio podrían estar destinados al deshecho y la eliminación pero que por el contrario son recuperados y reutilizados alineándose totalmente con un espíritu ecológico de preservación del medioambiente y la estrategia de residuos cero, reduciendo la generación de residuos y gestionando el retorno de los materiales a propuestas que promuevan el desarrollo de la creatividad.

  • April 27, 2020 at 3:58 pm
    Permalink

    Gracias por vuestras aportaciones. En base a los mini-mundos y piezas sueltas, hoy en dia esta muy a la orden del dia en muchos centros educativos….y menos mal! Parece que las metodologías empiezan a redireccionarse sin miedo y los profesionales cada vez se interesan más, dejando de lado prácticas ya obsoletas.
    Os comparto una web en la que me he inspirado en ocasiones ( dentro de mis posibilidades y realidad escolar) para realizar alguna instalación o mini-mundo en mi centro.
    http://www.verpensarsentir.es/minimundos.html

  • May 10, 2020 at 9:03 pm
    Permalink

    Obrigada por este documento tão forte, tão rico, que nos faz pensar e repensar as nossas práticas. Numa sociedade em mudança, a vida de um educador é um contínuo crescimento que requer de nós uma participação activa, crítica e reflexiva, a fim de interpretarmos a realidade numa perspectiva transformadora. O verdadeiro educador é o que se preocupa com o desenvolvimento das potencialidades da criança, respeitando a sua autonomia e liberdade para que o seu desenvolvimento se processe de uma forma harmoniosa e equilibrada. O educador deve dar espaço para que as crianças explorem os mais variadíssimos materiais valorizando as suas criações. Segundo Freire, “aprender é uma aventura criadora, algo, por si mesmo, muito mais rico do que meramente repetir a lição dada. Aprender, para nós é reconstruir, constatar para mudar, o que não se faz sem abertura ao risco e à aventura do espírito.”

  • May 10, 2020 at 9:17 pm
    Permalink

    Foi muito bom, acompanhar um projeto vivido em sala com as crianças dos quatro anos. Foi-lhes proposto trazerem de casa objectos obsoletos, que chegando à escola os colocavam numa bancada ou por vezes contavam a sua história. Entre brincadeiras, estes objectos que chegavam até nós, isolados, passaram a ganhar vida, quando as crianças os relacionavam com outros objetos, também esses obsoletos. E assim foram criadas máquinas, personagens… cada uma com a sua história! Depois de muitas brincadeiras à volta destas novas criações decidimos fazer uma exposição, onde as crianças puderam apresentar as suas obras de arte. “As coisas partidas podem ter vida e fazem coisas lindas!”

    • May 12, 2020 at 7:36 am
      Permalink

      Genial 🙂 . Sí, desde los objetos y propuestas más sencillas se pueden generar todo tipo de experiencias. En ello vamos a profundizar en las próximas semanas

  • June 15, 2020 at 4:27 pm
    Permalink

    Precioso post. Comparto totalmente la idea de poder crear espacios estéticos, poéticos y provocadores con objetos cotidianos sin dejarnos llevar constantemente por la excusa consumista de necesitar esto o aquello para poder hacerlo.

    Los binomios fantásticos de Rodari los veo como un gran método para crear, experimentar y sorprender, pura creatividad.

    A nivel personal nuestra casa está llena de materiales naturales recolectados, latas, embalajes, botellas, tapones,etc para utilizarlos en talleres o para los inventos e instalaciones de mi hijo. Siempre me gustó buscar segundas vidas y utilidades diferentes a los objetos partiendo de sus características formales. Readapta 2.0 es un proyecto que hice hace años en esa línea. http://readapta2.blogspot.com

    Os recomendaría los libros de Javier Abad y Ángeles Ruíz, El juego simbólico y El lugar del símbolo. Y como artista visual que trabaja con la morfología de los objetos a Isidro Ferrer.
    ¡¡Qué ganitas de empezar a crear!!

    • June 24, 2020 at 9:25 pm
      Permalink

      Hola Olga! Vi que hacés referencias a los libros de Javier Abad y Ángeles Ruiz. Esta mañana terminé de leer “El lugar del símbolo”, y me pareció un estudio muy interesante sobre los juegos de los niños y sus metáforas, pero lo vi más orientado a la labor de un psicopedagogo, que al de un educador. O más puntualmente, al de un educador de arte, ya que las propuestas que plantea apelan a un recorte muy específico de materiales y a una búsqueda que no necesariamente se vincula con el desarrollo de la creatividad.
      Me gustaría leer alguna otra opinión.

      • June 25, 2020 at 9:11 am
        Permalink

        Hola Eliana, la propuesta de las Instalaciones de Juego está más basada en la dimensión simbólica, cultural y relacional del juego, en desvelar el imaginario infantil. También en el acompañamiento corporal del adulto y la manifestación del relato lúdico a través de la documentación pedagógica. En el libro creo que enfocan su investigación actual en niñ@s de dos años si no me equivoco, poniendo la atención en esas dimensiones que son del interés de los autores. Su práctica y fundamentación ha ido también transformándose con los años, en sus primeras publicaciones estaba más directamente vinculada a la psicomotricidad relacional de Aucouturier. Javier Abad y Ángeles Ruiz de Velasco son una gran referencia en este ámbito porque iniciaron con esta idea de vincular las instalaciones a la escuela y los ambientes educativos. Su labor fue una gran fuente de inspiración cuando empecé con este trabajo y aunque nunca me he formado con ellos, si hemos colaborado y respeto mucho su trabajo. Sin embargo, desde el inicio yo trabajé con las instalaciones desde otros enfoques porque mi formación y mis objetivos eran diferentes a los suyos. Para mi es precisamente muy interesante darme cuenta y reflexionar sobre esas diferencias. Su trabajo me ayuda tanto en aquellos ámbitos donde nuestra experiencia es compartida, como en aquellas en la que mi vivencia y experiencia o incluso mis intereses hacen que haya desarrollado una práctica diferenciada. Ellos son expertos en ámbitos que yo no conozco tan bien como el del imaginario infantil y leerles siempre resulta de gran interés, incluso cuando difiero por mi experiencias en algunas interpretaciones. De ellos, como de cualquier otro autor, tomo aquello que me resulta de utilidad y me sirve como reflexión. Nuestra mirada hacia el ámbito de las instalaciones es diferente y por ello aunque el punto de partida por ejemplo de las Composiciones Efímeras tiene muchos puntos en común y su trabajo nos ha servido de referencia, nuestro trabajo se estructura poniendo el acento en otros aspectos y por tanto se desarrolla de manera diferente. Como profesora de arte, puedes ver como la lectura que acabas de realizar puede servir de inspiración para tu trabajo, sin tener que adoptar su misma mirada. Encontrarás puntos en común y también otros que te sirvan de inspiración incluso para decidir que no es en ese aspecto que tú quieres poner la atención. Seguro que lo mismo pasará con el trabajo de Createctura: habrá cosas que puedan resultar más cercanas a tu práctica y otras que precisamente decidas que quieres hacer diferente. Las lecturas o cursos como éste nos permiten precisamente reflexionar sobre esos aspectos. Hacer las elecciones de nuestra práctica pedagógica más conscientes. Limitar el tipo de objetos que utilizan o no utilizar elementos reciclados para ellos ha sido una consecuencia lógica del desarrollo de su práctica e investigación pero tu puedes fundamentar, por ejemplo como es nuestro caso, que en tu práctica lo que tiene más sentido es precisamente ofrecer un abanico mayor de posibilidades materiales. También podríamos hablar de otras elecciones estéticas, como el uso del color u otros aspectos que para nosotros sí son importantes. Todos estos temas son objeto de profundización en la formación que estoy desarrollando en este momento en relación a las Composiciones Efímeras.

        • June 25, 2020 at 6:01 pm
          Permalink

          Muchas gracias por tu respuesta Irene. Cómo decís, me resultó muy interesante su investigación sobre los símbolos del juego y los imaginarios de los niños. Me parece importante tener en cuenta o marcar una diferencia en cuanto a los propósitos que se pueden llevar adelante, por ejemplo, en una clase de arte, para no caer en la banalización de interpretaciones “psicoanalíticas” o terapéuticas por parte de un educador, cuyos propósitos no son analizar los trabajos de los niños en esos términos ni, mucho menos, diagnosticarlos. Aunque sin dudas me es de una gran inspiración y me conmovió observar en mis hijos muchas de las cosas que ellos plantean.

  • June 15, 2020 at 8:57 pm
    Permalink

    Me encanta el libro de Gianni Rodari. Los binomios fantásticos como disparadores creativos son muy potentes.
    Y todo lo que refiere a la investigación en cuanto a la poética de los materiales, es sumamente rico.
    Podría recomendarles el libro de Marita Soto, “La puesta en escena de todos los días”, en el que analiza las decisiones semióticas que tomamos para organizar nuestros objetos y espacios cotidianos.
    Como artista que trabajó con materiales de desecho podría nombrar a Antonio Berni, que utilizó estos materiales con un fín poético, construyendo con ellos a su personaje Juanito Laguna, un niño de la calle.

  • June 16, 2020 at 7:27 pm
    Permalink

    Me siento muy ilusionada porque voy viendo en las reflexiones del artículo algunas cositas que hacemos en el centro donde trabajo y eso me llena de optimismo y más ganas .
    Por otra parte creo que es un tema en el que profundizar el tema del consumismo, creo que hace falta mucha concienciación sobre el tema de consumir conscientemente y reutilizar los objectos.

  • June 16, 2020 at 7:54 pm
    Permalink

    Muchas gracias por las referencias bibliográficas, creo que serán de mucha ayuda! y también comparto la idea de introducir materiales que pensamos que solo tienen un uso para que los niñ@s le puedan dar mil más! También hay que aprovechar las profesiones y ideas de los familiares en este binomio, que siempre nos pueden sorprender!

  • June 17, 2020 at 8:27 pm
    Permalink

    La observación tranquila de los momentos de creación, de juego, movimientos, retos personales, intereses… nos pide formación, paciencia y mirarse a si mismo. Algo que cuesta muchísimo porque la profesión del maestro es la única que ha tenido un modelo desde pequeños. Tuvimos unos profesores que fueron los modelos de los profesores que somos hoy en día. Y ¿cómo librarte de ese modelo? ¿Cómo librarte de los conceptos que marcaron en ti tu familia y la escuela? “¡Tu no sabes dibujar (o cantar)!” “Eres un 4 en mates…” y terminas odiando mundos apasionates.
    Pero aún hay esperanza si hay ilusión. Ongi etorria serendipia! ¡Bienvenida serendipia! ¡A reinventarse!

  • June 18, 2020 at 8:35 am
    Permalink

    Interesantísimo artículo y comentarios posteriores que abren a nuevas lecturas.
    La experiencia y la observación de los niños en acción me ha hecho ver la capacidad que tiene la infancia de encontrar estrechos vínculos entre las cosas, algunas incluso se presentan a nuestros ojos muy alejadas y que bajo esa forma de olvido llamada adultez nos incapacitan para entenderlas (de esto ya ha hablado Morin extensamente). Los niños son capeces de conectar un melón con un tornillo y ver sus relaciones.
    En los espacios e instalaciones que realizo últimamente introduzco algún elemento que no sé bien de que servirá. Antes todo lo que llevaba al aula (espacio) estaba muy pensado y tenía un objetivo más o menos predefinido aunque fuera en muchas ocasiones material no estructurado o de desecho (siempre con la apertura a los imaginarios que se abren con el juego). Ahora con esta nueva inclusión y abandonando un cierto narcicismo añadir objetos no pensados me ha abierto a nuevos espacios de creación y a entrenar mi mirada con la infancia.
    También se me abre la pregunta de si no estamos cayendo en ocasiones en un esteticismo vulgar, más encaminado al lucimiento personal que al fin pedagógico. En el artículo pasas por encima de esta cuestión y me parece pertinente reflexionar sobre todo desde el punto de vista de las artes (en esto sólo me muevo por la intuición y desde la ignorancia, soy maestro que ama y valora el Arte). Recordemos que muchas y muchos somos maestros (no especialistas en arte aunque amantes de ella) y que nuestro acercamiento a este tipo de instalaciones las hemos realizado desde nuestra pasión por educar-aprender y del reconocimiento de las artes plásticas como elemento de desarrollo integral de nuestros alumnos. De ahí la importancia de la incorporación de personas provenientes de este campo (Atelieristas en Reggio) para asegurar y potenciar esa capacidad de reflexión que dota el arte. Su poder disruptivo y de escandalizar para salir de estándares.

    • June 18, 2020 at 3:48 pm
      Permalink

      Leyendo varios de vuestros posts he pensado que se nos van a quedar cortos los encuentros virtuales. Hay muchos temas interesantes que van surgiendo que dan para profundizar mucho. Podemos desde luego conversar este sábado sobre algunos de ellos, pero os propongo también abrir hilos del foro del curso sobre estos temas que os van surgiendo, para que tengamos un espacio para seguir hablando de todo esto. Éste que planteas Gabriel en relación al lugar de la Estética, de las artes, de utilizar la instalación como herramienta pedagógica y no tanto como fin artístico, sería uno (o varios) hilos que podríamos ir abriendo. Ha habido más mensajes que de una forma u otra se relacionan con este tema en los últimos días. (He dejado un tutorial sobre el uso del foro en el último bloque del curso)

  • June 19, 2020 at 7:10 pm
    Permalink

    Gracias por el artículo y por las aportaciones de tod@s, muy interesantes, alguna conocía, otras no.

    Me encantan la idea de relacionar materiales que aparentemente no tienen relación alguna pero con un poco de creatividad e imaginación, podemos crear verdaderas maravillas. Proporcionan muchas oportunidades de juego sin instrucciones,estimulan el pensamiento creativo, se fomenta la autonomía en la exploración, experimentación y ayuda a resolver problemas.

    En casa tenemos muchísimo material para crear (piezas sueltas) y os puedo asegurar que mi hijo de 4 años supera con creces lo que yo podía haber imaginado que se podía hacer con ese material…jajajaja!!

    Bendita serendipia 😉

    Ahora mismo no puedo ampliar la información (no puedo poner links en este momento) pero lo haré en cuanto pueda…

    ¡Gracias!

  • June 21, 2020 at 3:39 pm
    Permalink

    Me parecen muy interesantes todas las aportaciones y referencias y tomo buena nota de ellas. Siento no poder aportar nuevas referencias dado que estoy iniciándome en este temática y aún estoy investigando un poco sobre este tema.

  • June 22, 2020 at 3:31 pm
    Permalink

    Nunca he entendido el por qué pero si que es cierto que somos una sociedad que solo entiende de etiquetas, de blanco o negro, cuando la auténtica riqueza esta en vivir, experimentar y disfrutar del camino infinito que ofrece la gama de grises.
    Aún más sorprendente me parece la clasificación de escuela tradicional frente a escuela “alternativa” entendiendo como alternativa una única corriente pedagógica que seguir a pies juntillas porque sino no estas bajo ningún marco teórico. A donde quiero llegar es a… ¿Porqué buscando alternativas volvemos a meternos en una caja de la que no podemos salir? ¿ Porqué no valorar la riqueza que nos ofrece cada una de esas alternativas y poder adaptarlo a lo que más se ajusta a nosotros? Una vez me dijeron que se enseña más con lo que se es que con lo que se dice, y defender lo que uno cree es mucho más potente a todos los niveles que defender las teorías de otros, dónde además , a menudo encontramos lagunas.

  • June 23, 2020 at 1:33 pm
    Permalink

    No conocía la teoría de los binomios fantásticos de Gianni Rodari, pero me encanta la idea de combinar cosas que aparentemente no tienen nada que ver, son el detonante perfecto para la creatividad y la imaginación! También me llama mucho la atención la idea de pensar que las instalaciones que montemos son solamente los ingredientes, una invitación para que los niños o alguien más les de vida de algún modo.
    Gracias por las referencias que han dejado también en los comentarios.

    • July 20, 2020 at 5:31 pm
      Permalink

      Me ha encantado el artículo, dar otro enfoque a los Binomios fantásticos de Rodari, me ha parecido muy creativo y sugerente para aplicarlo en el aula.
      Me quedo con esto sobre todo: “tejidos de aprendizaje”
      Gracias

  • June 25, 2020 at 5:03 pm
    Permalink

    Fantástico artículo! Me ha dado mucho que pensar… Realmente la mayoría de las veces estamos inmersos en las rutinas de cada uno de nuestros centros, en ocasiones incluso acomodados a lo ya establecido, al dejarte llevar, “a lo fácil”! Ésta frase… “En Occidente tendemos a pensar en lo opuesto como una amenaza en vez de como algo que puede completarnos y abrirnos nuevas vías de exploración y aprendizaje”, no puede ser más certera y de nosotros depende, poder brindar a los niños todo en mundo por descubrir y explorar.
    En relación a la reflexión de Gabriel “También se me abre la pregunta de si no estamos cayendo en ocasiones en un esteticismo vulgar, más encaminado al lucimiento personal que al fin pedagógico”, tengo que reconocer que también se me ha pasado por la cabeza. Independientemente, de todo el espacio tan enriquecedor que ofrecemos a los niños en cuestión materiales, efectos visuales, auditivos… y todo lo que les aporta (que por eso lo hacemos) cuando se trabaja con “instalaciones artísticas”, en muchas ocasiones tengo la sensación de que también es una manera de “vender” a las familias el trabajo que hacemos, para que elijan a nuestra escuela y no a otra., o simplemente como dice Gabriel “lucimiento personal”.

    Siento no poder aportar más referencias de las ya nombradas.

  • June 25, 2020 at 7:40 pm
    Permalink

    Excelente artículo. Me quedo con esta idea fundamental, Como decía al principio, tendemos a pensar en los que hacen las cosas de forma diferente como “oposición”, en vez de como “complementarios”. Esto sería una gran cambio en el sistema educativo principalmente entre los docentes.

  • June 26, 2020 at 12:12 pm
    Permalink

    Muy interesantes las reflexiones a las que nos introduce el artículo. Como hemos terminado hablando de material no estructurado, dejo iniciativas de juego en exterior relacionadas. Aprovechando también estos tiempos que nos ayudan a reflexionar sobre la ordenación de las ciudades y los espacios reservados a la infancia dentro de ellas,
    https://www.popupadventureplay.org/
    http://www.imaginationplayground.com/
    https://www.playpods.co.uk/

  • June 27, 2020 at 2:48 pm
    Permalink

    Me parece una reflexión muy interesante. Tendemos a buscar la unificación y uniformidad y al hacer eso perdemos la oportunidad que ofrece la variedad, por tanto, la experimentación de distintas opciones para llegar a un punto de complementación de las experiencias. El confrontar dos opuestos o conceptos alejados puede dar lugar a relaciones totalmente inesperadas.

  • June 28, 2020 at 10:11 am
    Permalink

    l@s niñ@s podrían enriquecerse de diferentes metodologías, espacios y personalidades diversas a lo largo de sus jornadas en los centros educativos.

    Me quedo con esta fantástica frase. Gracias

  • June 28, 2020 at 7:16 pm
    Permalink

    En muchas ocasiones, a la hora de fundamentar nuestra vida, trabajo e ideología tendemos a posicionarnos en los extremos de un mismo continuo. Ello conlleva el problema de no ver la otra opción, ya sea por que nos encontremos en una zona de confort en la que no queramos ir más allá, ya sea por prejuicios adquiridos, por desconocimiento o ignorancia… .Es una actitud muy simplista, muy pobre, irreal y poco enriquecedora. Sería aconsejable en cualquier proyecto que comencemos ver la cara y cruz, las luces y las sombras de todo, sacar lo positivo y lo negativo de esos puntos que parecen opuestos e irreconciliables, diseccionarlos hasta tal punto de poder utilizar sus infinitas posibilidades combinadas, facilitando así y haciendo que nuestra reflexión o nuestro trabajo sea más universal, objetivo, plural y de esta manera atender a la diversidad.

  • July 2, 2020 at 7:39 pm
    Permalink

    No tengo mucho más que aportar en cuanto a lecturas, pero me he dado cuenta de que mis lecturas pendientes están en sintonía con este cambio. El de piezas sueltas es muy motivador.
    El artículo me ha parecido muy interesante. Gianni Rodari y su Binomio fantástico, que tanto nos suena, pero que a veces poco utilizamos…y eso que da para mucho. Nunca me había parado a pensar en todas las posibilidades que tiene, tal vez porque me había centrado en la idea original.
    Tenemos que cambiar el chip, creer en lo que nos inspira y hacerlo posible. Aunque, muchas veces, nos encontremos con esa oposición y ese querer hacerlo todo igual, no vaya a ser que nos comparen. Ojalá mucha más gente y más profesionales vayan cambiando su mirada.

  • July 5, 2020 at 2:58 pm
    Permalink

    Uau! Me ha encantado la escenografía de Al cubo del colegio de Santander. Podemos conocer más sobre este proyecto? Gracias Irene.

    • July 5, 2020 at 4:09 pm
      Permalink

      Hola Cris, lo abordamos un poco más en el video que habla de “escenografías de aprendizaje” y podemos hablar del tema en el encuentro virtual de la próxima semana 🙂

  • July 17, 2020 at 2:14 pm
    Permalink

    Hace poco en una formación oía que los niños juegan con juguetes porque no tienen otras cosas y me pareció muy acertada. Desde que en el centro empezamos a adentrarnos en todo este mundo empezamos a introducir otro tipo de materiales ( cintas VHS, CDs, rulos, cadenas, cuerdas, troncos, palos, etc.) y vimos que las posibilidades son infinitas.
    Observamos que el juego de los niños es más rico, su concentración, su interés, los conflictos también son menores.
    Creo que es el momento de nutrirnos de diferentes teorías, corrientes e ir exprimiendo lo mejor de cada una.
    Como referencia me gustaría citar Esencia de Siro López

    • July 18, 2020 at 3:25 pm
      Permalink

      Sí, una y otra vez llegamos a esa misma conclusión… Yo llegué a la misma desde la exploración con esos materiales y la corroboro con much@s profesionales como vosotras que me dicen que también han tenido una experiencia similar.

  • July 21, 2020 at 10:35 am
    Permalink

    Me gusta la idea de aplicar los Binomios de Rodari a los objetos en vez de a las palabras.
    Agradezco todas las aportaciones hechas. Aprovecho para contar que este año hice una formación con Priscila Vela autora de Piezas sueltas. El juego infinito de crear. Es un libro que recomiendo, con muchas ilustraciones que documentan todo lo que trata y del que se pueden sacar muchas ideas.
    También os recomiendo Espacios en armonia de Beatriz Trueba, Enumera i describe los diferentes paradigmas educativos y los aspectos más representativos de los mismos, buen material para la reflexión sobre nuestra pràctica educativa y el trabajo en equipo a nivel de centro como herramienta para el cambio. Importante también el concepto de infancia que transmite.
    Por último y respecto a lo de reutilización de los materiales….. la gente de infantil, no se porqué, solemos aprovechar todo, siempre vamos recogiendo de aquí y allá, muchas veces no tengo ni espacio donde dejarlo, tendríais que haber visto mi cochera mientras acumulaba cajas de cartón para una propuesta de patio.

  • July 22, 2020 at 2:57 pm
    Permalink

    Gracias por hacerme replantearme lo que pienso.
    Creo que a partir de ahora tendré muy presente este artículo, ya que por mucho que me esfuerce en extraer lo positivo de las cosas, inconscientemente percibo al que actua de forma tradicional (o distinta a mi) como lo opuesto y no como enriquecedor.
    GRACIAS POR ESTO.

  • July 23, 2020 at 11:18 am
    Permalink

    Me encanto el término de  “binomios fantásticos” ,no lo conocía! Es fascinante observar a los niñ@s durante sus encuentros con materiales, las infinitas combinaciones y las maneras de usar las cosas, en formas en las que a mi no se me habían ocurrido cuando prepare los materiales para uso en el aula.

    “De eso va la serendipia: de ser capaces de generar las circunstancias adecuadas y después de ser capaces de observar los momentos claves para acompañarlos. Una tarea compleja y apasionante: todo un arte.” Esta frase resuena totalmente conmigo, encuentro absolutamente fascinante y energizante el trabajo de observar a los niñ@s interactuar con materiales cotidianos y reciclados, y usar mi imaginación para intentar acompañarlos, y ofrecerles lo necesario para que ellos puedan desarrollar, extender sus ideas  y continuar aprendiendo. 

    Les dejo un cita y la referencia de un artículo muy interesante ( puedo compartirlo en el grupo de Whatsapp) que leí  cuando comenzaba a pensar en introducir  materiales de maneras diferentes en el aula. Quizás ya lo conocen…

    “In encounters with junk materials, meeting places are created  in which new ideas can be developed and where one can experience the absence of expectations and be absorbed in working with the material. Junk materials offer a golden opportunity to explore the tension between creating meaning and being part of the transitory.” Nina Odegard (2012) When matter comes to matter – working pedagogically with junk materials, Education Inquiry, 3:3, 387-400

    • July 23, 2020 at 11:24 am
      Permalink

      No, no lo conocía 🙂 Es muy interesante porque como much@s tenemos referentes comunes al final estamos trabajando e investigando en temas muy conectados pero desde diferentes enfoques. Lo buscaré.
      Por cierto, el libro de Rodari está disponible en pdf en internet de forma abierta.

        • July 23, 2020 at 11:31 am
          Permalink

          Exactamente… se va generando una especie de “mapa en muchas dimensiones” donde todo está conectado

  • July 25, 2020 at 11:02 am
    Permalink

    Genial esto de reflexionar sobre los buenos resultados que puede dar un binomio fantástico. Referencias bibliográficas no se me ocurren ahora, pero cotidinas, unas cuantas, si sirven:
    – Las relaciones intergeneracionales de gente mayor y niños y niñas ¡Un exitazo!
    – Esas relaciones de amistad que tanto enriquecen al alma, aunque a veces una se pregunte qué narices tenemos en común.
    – Lo estimulante que puede resultar en mi caso como occidental, pasar unos días en una cultura muy diferente a la mía como la de algún país africano, por ejemplo.
    – Cuando se experimenta musicalmente con estilos o instrumentos que no se suelen combinar.
    – Mezclar sabores inicialmente opuestos como dulce y saldao o utilizar ingredientes que parecen imposibles.
    En fin, miles de ejemplos en los que veo claro que los binomios fantásticos funcionan. Solo hace falta ese punto juguetón que nos mantenga con una actitud abierta y expectante para echar sin miedo todo tipo de ingredientes a nuestras propias pócimas mágicas, es decir, todo aquello con lo que nos relacionamos en nuestro día a día y nos sirve como alimento para nuestra mente y espíritu.
    Creo que los niños y niñas tienen más facilidad como decís para jugar con binomios fantásticos sin plantearse siquiera que así es. Es una gran lástima observar escenas de censura de la fantasía cuando los adultos explicamos con nuestra lógica aplastante que una cosa sirve para algo concreto y para nada más.

  • July 25, 2020 at 11:30 am
    Permalink

    Estoy pensando si realmente los ejemplos que he puesto sirven como binomios fantásticos… Pero sea como fuere, ha sido como un juego buscarlos, así que, espero me perdonéis.
    Como comenté, no pertenezco al gremio de profes, pero me encanta leeros.

    • July 25, 2020 at 11:32 am
      Permalink

      Claro que podrían servir. De hecho desde el punto de vista pedagógico y social comulgo totalmente con el primero que has mencionado: Las relaciones intergeneracionales de gente mayor y niños y niñas. Podemos abordarlo esta tarde, tengo varios puntos señalados en relación a lo que has ido escribiendo estos días.

    • July 25, 2020 at 6:10 pm
      Permalink

      A mi me han encantado Marisa. Me recuerda un proyecto que hice com mi clase que se llamaba ¿ a que jugaban nuestros abuelos? se produjo una complicidad de los mayores con los niños i niñas, un intercambio tan positivo que dió pie a conocer también muchos aspectos de su dia a dia quando eran niños, cómo el pueblo había ido cambiando, el tipo de “jueguetes” de su época, que se corresponde con muchas de las propuestas que ahora retomamos, cómo ocupaban su tiempo, sin televisión, sin ordenadores, teléfonos….. i como esto daba pié a que su relación con la naturaleza fuese tan cercana, cómo disfrutaban de los espacios del entorno que eran unos ambientes gigantescos en los que se podian perder. La experiència resultó genial.

      • July 28, 2020 at 10:32 am
        Permalink

        Sí… parece que l@s niñ@s están perdiendo mucho la capacidad de juego sin tecnología, por eso ciertas experiencias que antes se daban fuera del ámbito escolar, han empezado a ser también de vital importancia en la escuela. Tenemos que tener clara la realidad de nuestr@s niñ@s para que tengan una educación y un desarrollo lo más integral posible.

  • July 27, 2020 at 7:58 pm
    Permalink

    Me ha encantado el concepto de binomios fantásticos, ya que permite repensar el espacio “entre” que se genera como posibilitador de múltiples interacciones. Me han gustado mucho también los ejemplos cotidianos que habéis ido compartiendo, así como los diferentes referentes. Yo os comparto esta: https://www.experimentem.org/. Experimentem amb l’Art es un espacio de educación artística y arte contemporáneo, por lo que reivindican los procesos creativos en sus propuestas. Hace unos años trabajé con esta entidad en unos proyectos, y recuerdo un día en el que activamos una propuesta llamada “confeti”. Un grupo escolar de niñxs llegaron al espacio y nos dirigimos a una sala completamente vacía. Fue brutal el contraste y el binomio entre esa sala llena de posibilidades, y el aula que el grupo habitaba -típica aula repleta de cosas, construida con una mirada acumulativa y diseñada para un aprendizaje meramente mecánico-. En esa sala en la que nos encontrábamos, únicamente nos esperaba en el centro una bolsa repleta de confeti. Lo que sucedió lo dejo libremente a vuestra imaginación, pero fue un momento mágico en el que explorar y tejer momentos de afecto, de emociones, de experimentación. Fue increíble construir el espacio a partir de aquello que íbamos tejiendo, reconocernos en él y formar parte de ello. En definitiva, pudimos habitar mucho más allá de aquellos lugares preestablecidos y diseñados para bloquear la interacción, la creación y la creatividad.

  • July 31, 2020 at 11:54 am
    Permalink

    ¡Que artículo más interesante!
    No conocía el concepto de Gianni Ridari de los “binomios fantásticos” y me parecen una genialidad como gran foco o base para actividades. ¡Me ha encantado! Tengo ganas de profundizar más en él.
    Como bien dices más vale proponer actividades sencillas, ya que al fin y al cabo acaban siendo las menos dirigidas y donde más pueden sacar todo el potencial que llevan dentro y que, como adult@, te dejan fuera de juego. Esa mirada de niñ@ que dices que los creativos tenéis, es básica en nuestra práctica educativa, porque al final ¿Quiénes son los que aprenden? ¿Quiénes son los que se tienen que adaptar entonces, ell@s o nosotr@s? la respuesta está en ese concepto que, aunque aplicándolo no lo asociaba a él, y es la serendipia, ese papel secundario del adulto que se transforma en un creador de espacios motivadores para que ellos hagan el resto.
    Muy agradecida también por todas las aportaciones que han ido haciendo l@s demás compañer@s.

  • August 7, 2020 at 11:59 pm
    Permalink

    Las referencias que se me han ocurrido han ido más por los inventos, donde me resulta más fácil identificar binomios fantásticos:

    – Trakamatraka (https://www.trakamatraka.com): el músico Jon Urrutia une música con reciclaje y trabaja en dos facetas relacionadas: conciertos didácticos para niños/familias con instrumentos inesperados como una escalera, un tubo de manguera… y talleres en los que pone a disposición de los niños multitud de materiales que podemos encontrar en una casa y con los que, guiados, construyen instrumentos de las diferentes familias de instrumentos.

    – Dominic Wilcox: un artista que ha creado “Little inventors” e hizo una exposición convirtiendo en realidad inventos que los niños habían dibujado, cada uno de estos inventos es un binomio fantástico creado por un niño o niña en base a necesidades o deseos que detecta, aquí algunas fotos: https://www.elmundo.es/album/f5/2016/02/10/56ba4265268e3ef3718b45d1.html
    Este artista también creó una exposición/instalación artística para perros, que eran el público del montaje,- Fotos aquí: http://dominicwilcox.com/?portfolio=worlds-first-art-exhibition-for-dogs

    -Pájaro amarillo: un cuento de Olga de Dios que podéis encontrar en librerías o también en descarga gratuita en la web de la propia autora: https://olgadedios.es/obra/pajaro-amarillo/ Pájaro Amarillo es inventor de lo que podríamos considerar binomios fantásticos. Como no puede volar, uno de sus inventos es una mochila que va adaptando para otras aves que no vuelan, como los pingüinos o las avestruces. Un cuento sobre imaginación, compartir…

    Esta sería mi modesta aportación a este tema, aquí poco tengo que decir y mucho por aprender y vuestras aportaciones están siendo de gran ayuda, así que muy agradecida de leeros.

    • August 9, 2020 at 11:38 am
      Permalink

      Muchas gracias por las referencias. Están siendo muy interesantes para el grupo todas vuestras aportaciones. Me gusta mucho este aspecto del curso donde os podéis retroalimentar entre vosotr@s e incluso vuestras aportaciones y consultas quedan también para l@s que vengan detrás vuestro.

  • August 18, 2020 at 12:41 pm
    Permalink

    Fantástico. Me quede con esta frase nuevas redes y sus propios “tejidos de aprendizaje”. Porque quizás así, poco a poco, jugando y explorando juntos, podremos transformarlo todo.

  • September 5, 2020 at 5:14 pm
    Permalink

    Muy interesante! Me encanta el concepto de Binarios fantásticos. En ocasiones como docentes nos quejamos mucho de esta nueva forma de educación en casa y virtual, y como impide algunas experiencias que un espacio creado por el docente puede lograr. Pero personalmente creo que es una buena oportunidad para comenzar a hacer el cambio. Pues lo que queremos son niños creativos y autónomos y es hora de darles la libertad para crear. Tenemos varios puntos a nuestro favor: por un lado, los niños en casa pueden usar objetos de uso cotidiano que de pronto en una escuela no tendríamos disponible, encontrar nuevos espacios o rincones de la casa para transformar. Los niños pueden elegir el material libremente para trabajar de acuerdo a sus intereses, y todo esto en un ambiente que para ellos en la mayoría de los casos les da seguridad. También incita a un trabajo individual, a sus tiempos sin preocuparse por las criticas de los demás. Aspectos que son muy importantes para que se generen momentos de creatividad. Ya llegará el momento de volver a estar juntos. Muy inspirador todo lo que se ha comentado!

    • September 7, 2020 at 10:54 am
      Permalink

      Estoy muy de acuerdo con esa visión de intentar buscar los potenciales de la situación actual, lo que esta situación sí nos permite o incluso puede fomentar y trabajar en ese sentido.

  • Admin bar avatar
    September 6, 2020 at 8:30 am
    Permalink

    Leyendo el artículo, me ha hecho conectar con una visita que realicé hace unos años al REMIDA en Reggio Emilia (Italia). Es un proyecto es un proyecto cultural centrado en la sostenibilidad, creatividad e investigación de materiales de desecho. Promueve la idea de que lo imperfecto contiene un gran mensaje ético, capaz de revolver reflexiones, que acaban siendo una fuente educacional, evitando la definición de poco útil o basura. Es increíble la cantidad de materiales que para unos son de desecho y para otros, fuentes de inspiración y aprendizaje.

    También tuve la oportunidad de conocer El Centro Internacional Loris Malaguzzi. Un espacio abierto a todas las edades donde te encuentras con una gran diversidad de materiales que a partir de la experiencia de los centros infantiles y preescolares municipales, produce investigación, innovación y experimentación sobre contenidos y procesos educativos

    • September 7, 2020 at 10:53 am
      Permalink

      Sí, REMIDA es un proyecto muy interesante de colaboración entre el municipio, las escuelas y las empresas de Reggio Emilia.

  • September 8, 2020 at 4:50 pm
    Permalink

    El binomio fantástico de Rodari lo experimenté mucho en experiencias teatrales, a través del ejercicio de componer historias a partir de dos palabras sin sentido común. Ej“La tetera sobre la montaña”. El ejercicio no es simple para un adulto, crear una historia a partir de tres palabras lo invita a sensibilizar en su mente un imaginario, más allá de todo lo que conoce y aprendió…lo razonable, poniendo de lado sus temores a equivocarse o hacer “errores” …resultado de una educación con parámetros, lineal y coercitiva. ¡Pero cuando el adulto logra reactivar esa fuente creativa se vuelve espectacular! La misma experiencia con niños genera unas propuestas espontaneas, llenas de autenticidad, sorpresas geniales sobre las cuáles se pueden seguir trabajando. Me genera muchos sueños cuando hablas de “ laboratorios pedagógicos” y anhelo con todo mi corazón y pensamientos que esta búsqueda de muchos educadores, artistas, profesores, se orienten cada vez más a crear y confiar en estos laboratorios pedagógicos para “cuidar de la curiosidad” de nuestros niños/as y de estremecernos en nuestra capacidad viva de ser llenos de incertidumbres, poesías, metáforas, símbolos, luces y sombras a la vez…artistas creadores.

    • September 10, 2020 at 5:54 am
      Permalink

      Sí, creo que cada vez somos más profesionales trabajando desde esta óptica y multiplicando este tipo de espacios y laboratorios dedicados a la exploración y la creatividad.

  • September 8, 2020 at 9:50 pm
    Permalink

    “Tirar de los hilos que l@s niñ@s van eligiendo y brindarles otros para que puedan tener nuevas redes y sus propios “tejidos de aprendizaje”.
    Me quedo con esa frase tan inspiradora!!!!
    Soy una militante de la variedad de materiales, de repensar los usos de materiales inusuales, o fácilmente descartable, de la posibilidad de pensar y poner en práctica los mil usos de un material, creo que de esa combinación con el espacio y la mirada atenta de un adulto disponible y atento que como bien decis pueda tirar de los hilos que los niños eligen y brindarle otros surge la magia, lo imborrable, lo significativo en el acto educativo.
    Gracias!!!, sigo leyendo los comentarios!!

  • September 13, 2020 at 6:38 pm
    Permalink

    Me encanta Rodari!
    Soy profesora de lenguas y lo he utilizado mucho. Es maravilloso.
    Mientras leía el texto me he acordado de todas las veces que Alicia, mi hija ha experimentado con objetos y creado figuras nuevas 🙂 Es tan simple como dejarles probar y experimentar con objetos cotidianos. A veces hay miradas extrañas y extrañadas de estas acciones, pero cuanto más lo incluyamos en las aulas, más ejemplos tendremos. 🙂

    • September 16, 2020 at 5:57 am
      Permalink

      Sí, y la tarea apasionante es fijarnos en su actividad y a partir de ahí poder seguir haciendo otras propuestas, seguir alimentado su curiosidad, su proyecto

  • September 16, 2020 at 11:33 am
    Permalink

    Es interesante comprobar que muchos de los comentarios que hice en el artículo del apartado anterior también son aplicables a este artículo. De este artículo destaco, como persona que procede del mundo de las Bellas Artes, la forma de trabajar que tenían los surrealistas, muy parecida a la idea de los binomios fantásticos de los que habla Rodari. Los surrealistas tomaban opuestos para generar nuevos diálogos “fantásticos, locos, surrealistas” (como una langosta y un teléfono).

    También considero muy interesante echarle un vistazo a la colección de “Objetos encontrados” de Antonio Pérez que se puede ver en la Fundación Antonio Pérez en Cuenca, en donde objetos banales encontrados en la calle son expuestos con la pompa inherente a un museo. La descontextualización de los objetos nos permite movernos por un amplio campo de la experimentación y del asombro, al igual que la deconstrucción o, los binomios fantásticos de los que hablamos en este apartado.

    Por último me quedo con esa idea de tener una profesión que facilita el crear momentos mágicos, en lugares mágicos en espacios cotidianos. Esas experiencias mágicas son las que se quedan grabada en nuestra memoria y nos hacen revivir las sensaciones vividas en ellos una y otra vez cada vez que revisitamos esos espacios en nuestra mente.

    Saludos a todos y a todas.

  • September 16, 2020 at 8:39 pm
    Permalink

    Maravilloso leerlo, verlo y comprenderlo. Saber que es posible, siendo conscientes de la realidad que manejamos y conscientes de que “menos es mas”, que la estética no está reñida con la ética. Aplicable a muchos aspectos de la vida, creemos entre todas y todos momentos mágicos que nos hagan imaginar. Muchas gracias Irene, una vez más.

  • September 20, 2020 at 9:31 am
    Permalink

    ¡Genial artículo! Es cierto que me resulta fácil imaginar binomios imposibles entre objetos como base para crear propuestas de juego, pero nunca me había planteado que esos binomios pudiesen construirse entre personas con ideas opuestas en un mismo ámbito de trabajo como forma de enriquecer su propia práctica. A menudo concebimos dichas diferencias con nuestrxs compañerxs como obstáculos para aquello que queremos conseguir, y me parece maravilloso transformar ese prejuicio y pasar a integrar las visiones distintas a la nuestra como posibilidades y no obstáculos.

    Por otra parte, me interesa mucho esta idea: “En el proceso podemos aprender a hacernos responsables de todo lo que acumulamos y buena parte de lo que desechamos; aprender a consumir menos y de forma más consciente”. En mi experiencia, cuando tratamos de idear propuestas de aprendizaje divergentes con nuevos materiales, no prestamos atención a la gestión posterior de dichos materiales, que precisamente por eso suele ser pésima, generando gran cantidad de residuos. Por ejemplo, las propuestas con materiales “reciclados” acaban provocando que consumamos más productos de los que consumiríamos normalmente, solo para acceder al envase, y una vez finalizada la propuesta, acaban tirándose a la basura. ¿De qué manera abordáis vosotrxs esa cuestión en vuestras propuestas?

    Muchas gracias por el artículo y gracias a lxs compañerxs por las referencias, muy interesantes!

    • September 20, 2020 at 10:27 am
      Permalink

      Abordamos este aspecto de la gestión de materiales en el apartado de desarrollo sostenible del curso. Para nosotros la gestión de los materiales es fundamental y el responsabilizarnos de todo lo que consumimos. Lo veremos en esta formación y será un tema que estará constantemente presente a través de muchos ejemplos en el resto de módulos: composiciones efímeras, paisajes lúdicos, etc.

  • September 20, 2020 at 1:03 pm
    Permalink

    Que grandes aportaciones me llevo con estos artículos. Conocía a Rodari y he practicado dinámicas de creación de historias a través de palabras que no tienen que ver entre sí. Hay un juego con dados que se basa justo en esta premisa y es impresionante ve cómo los niños y niñas van creando historias con ellos. Así que me ha resultado muy curioso llevar esta experiencia a los objetos, y que precisamente se trabaje con objetos cotidianos despojándolos de su uso tradicional y dándole unos nuevos, porque ese extrañamiento, ese asombro que provoca será el germen de una actitud creativa ante otros aspectos de la vida.

Leave a Reply

6 thoughts on “INTRODUCCIÓN BASES CREATECTURA

  • June 15, 2020 at 9:32 am
    Permalink

    Buenos días Irene, soy Ginés. Ayer me enteré de la existencia de este curso e hice el ingreso a través de Paypal. Voy siguiendo tu trabajo desde hace 1 año aproximadamente y me parece muy interesante, innovador , motivador y respetuoso con la infancia. Soy psicólogo y dueño junto a mi mujer de una Escuela Infantil en Cartagena y me gustaría adaptar y aplicar parte de tus conocimientos y proyectos a esta etapa de edad.
    Me gustaría saber cuándo empezará el curso y también darte las gracias por esta iniciativa on line. Un saludo.

    • June 15, 2020 at 12:53 pm
      Permalink

      Buenos días Ginés. Bienvenido al grupo. Comenzamos hoy. Os he enviado información a vuestro email. Para cualquier cosa, estoy a vuestra disposición 🙂

  • August 17, 2020 at 11:27 am
    Permalink

    Para mi ha sido un curso fantástico. Me ha permitido conocer muchas cosas nuevas para mi. Poder investigar y conocer el trabajo de Createctura me permite abrir y ampliar la mirada hacia mi y mi hijo. Todos juntos podemos pensar en un camino diferente donde es más importante el aprendizaje y el disfrute por conocer cosas nuevas que no el resultado final. Aprender a ampliar la mirada a diferentes formas de pensar, de sentir, de comprender y de buscar lo que nos une en esa DIVERSIDAD. Muchas gracias Irene por tu trabajo y tu esfuerzo. Disfrutando ya del siguiente curso.

  • August 31, 2020 at 3:20 am
    Permalink

    el curso me encantó, superó mis expectativas. Disfruté mucho del proceso. Me permitió ampliar mi mirada. Quería agradecerte Irene por habilitar esta hermosa experiencia.

  • September 25, 2020 at 12:51 pm
    Permalink

    Fiz inscrição ontem, 24 de setembro. Logo após minha inscrição, vi no site que já poderia acessar os conteúdos do cursos que já está acontecendo. Hoje fui ver e não consigo. Quero saber qdo poderei acessar e qual o cronograma do curso que começará em outubro.
    Obrigada
    Abraço

    • September 25, 2020 at 1:36 pm
      Permalink

      Hola, ahora te escribo al mail y te explico 🙂 .

Comments are closed.